Quédate con los días increíbles

Acuérdate de mí cuando te mueras.
Del viaje a las estrellas a caballo,
de nuestros besos bajo la mirada
atenta de un delfín en el sonrojo
del océano Índico,
del vals que abrimos juntos
en el palacio del príncipe de Austria,
del viento –o fue un suspiro– al asomarnos
al precipicio del Kilimanjaro.
Acuérdate de nuestros escondites
ahora que no estás.
Del iglú en Groenlandia sobre el hielo
y el tipi en la reserva de Dakota.

Quédate con los días increíbles.

Acuérdate de mí cuando no estés
pero no ahora,
ahora no me observes en tu ausencia
cómo arrastro mis pies
por estas calles grises,
cómo espero en atascos,
cómo llego al trabajo,
cómo escribo memorias, cómo vuelvo
a casa y cojo el mando a distancia
y miro a la ventana
y te busco
y sólo encuentro
mi traslúcido rostro deshaciéndose.

Ángel Talián

poema

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s