Una cosa me llevo

La mentira, la cobardía,
los compromisos…
Ya sé que finalmente conmigo vais a acabar.
No importa.
¡A luchar, a luchar, a luchar!
Sí, todo me lo quitaréis,
el laurel y la rosa,
lleváoslos,
pero me queda una cosa que me llevo
y esta noche, mientras entre en la casa de Dios,
brillará intensamente mientras diga mi adiós
algo que inmaculado, meteré en un arrullo
y me lo llevaré para siempre.
Y es…
Un inmenso, inmenso orgullo…

Edmond Rostand, Cyrano de Bergerac

lone3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s