Una vida

Busqué evidencias,
la vida me obligó a arrodillarme.
Mordí el polvo,
como el más solitario de los hombres.

Entonces me escondí en lo imposible.
Pero se hizo real,
se encarno.

Comencé a amar,
y ahora
soy una mezcla de flaquezas.

a2

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s