Expulsados del tiempo

Encontramos aquel edificio
devorado por las llamas
pero intacto en su interior.

Y pensamos…
allí vivió gente
de pasos ruidosos
y miradas ardientes,
saturados de sangre y agua,
rodeados de pavos reales.

No pudimos entrar.
Solo vimos cenizas,
débiles como la muerte,
nombres en las paredes
y ventanas amarillas…

Nosotros,
hechos de sueños,
ahí no podíamos estar
y nos fuimos al sur,
sin oro ni tiempo,
a llenar los ojos
de amaneceres y lubricanes.

flann

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s