Quincunce

Mantuvimos nuestro camino
río arriba
hasta llegar al amanecer
y no lo vimos,
nunca amaneció

Nos sepultamos en lo inmediato
de tanto omitir el pasado
y de tanto olvidar
que tenemos un cuerpo
pero somos un alma

Todas la promesas
se fueron en ese amanecer
que no encontramos
en lo más alto
al borde del precipicio

Ahora somos gemelos
los dos sedientos
de ojos cerrados
hambrientos de un lubricán
con colores intensos

Estamos en la boca del metro
en un quincunce infinito
a una milésima,
ahora sí,
de ver amanecer

po3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s