Darlo todo a cambio de nada

Recuerdo correr sobre la hierba
hasta reventarme la espalda
con un dolor intermitente
al posar el pie derecho
la supuesta pierna buena
un tic doloroso y penetrante
que al final sirvió para despertarme.

Luego me sentaba mirando a la carretera
por donde nadie pasaba
esperando un nuevo apocalipsis
del que solo me llegaban cenizas.

Guarde mis cenizas y mis amores
y eche tierra adentro
hasta quemarme los ojos
por la blancura de la nieve.

Ya soy otro más
ya soy ninguno.

boston2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s